Información del sector palmero colombiano - Fedepalma

60 años de Fedepalma: cosechando historia, sembrando futuro

La Federación en un proceso de expansión y consolidación

Foto: archivo Fedepalma
0

La Federación cumple 60 años de historia. En términos palmeros podríamos decir que inicia un periodo de renovación, marcado no solo por el cumplimiento de un ciclo productivo sino especialmente por el desarrollo de la palmicultura colombiana que nos tiene hoy ante diversos factores que dejan ver también una nueva etapa. 

Por una parte, el sector se ha consolidado como el segundo cultivo en área sembrada en el país, cuyo valor de la producción superó los 7,7 billones de pesos en 2021, y es el primer renglón en exportaciones no tradicionales (cuarto lugar en exportaciones agropecuarias) con un valor que supera los 500 millones de dólares. La palmicultura se ha extendido a varias regiones, llegando a más de 160 municipios, donde, en muchos casos, se ha constituido como la principal actividad económica formal y se ha convertido en un motor de progreso para las áreas rurales de nuestro país.

En este proceso de expansión y consolidación se destaca la diferenciación de nuestra palmicultura como sostenible, pionera en la adopción de buenas prácticas en materia ambiental y social, tales como el compromiso con la cero deforestación, la protección de los ecosistemas y la generación de empleos formales y de calidad. Esto se ve reflejado en hitos como la puesta en marcha de la Corporación Aceite de Palma Sostenible de Colombia (APSColombia), un paso más en la implementación de esta estrategia que se viene construyendo desde hace varios años; y el hecho de que cerca de 30% de la producción nacional de aceite de palma se encuentra certificada bajo estándares internacionales.

Los 15 años de la implementación de un exitoso programa de biocombustibles nos hace pensar en nuevas formas y mercados con agregación de valor del aceite de palma, en parte, porque el impulso y la escala de la palmicultura nacional hacen viable esos desarrollos y, también, por las oportunidades que en esta materia se vislumbran con el diésel renovable y el combustible sostenible para aeronaves o SAF (por sus siglas en inglés). 

Que hoy estemos vislumbrando un futuro promisorio, con oportunidades en distintos mercados, tanto internos como externos, no es casualidad. La palmicultura colombiana se encuentra preparada para asumir estos retos gracias a algunos pilares que en estos 60 años de historia vale la pena destacar:

  1. Organización de los productores: desde muy temprano la palmicultura optó por reconocer la importancia de contar con una entidad gremial que congregara a los productores. Más adelante, se consolidó un consenso sobre la importancia de contar con una parafiscalidad robusta, trasparente y en beneficio del bien común. 

    Esta forma de organizarse es un elemento que a través de los años ha demostrado su valor, tanto por el desarrollo e implementación de importantes bienes públicos sectoriales, como por la capacidad de atender en conjunto los distintos retos y oportunidades que han surgido.
  2. Organización de la comercialización: bajo un entorno de libre competencia, la información transparente y oportuna, que la Federación desde un inicio puso a disposición de todos, ha permitido que los distintos actores tomen decisiones acordes al comportamiento de los mercados. A esto se suma el surgimiento del mecanismo de estabilización que, además, ha ayudado a reconocer y balancear las diferencias entre los mercados interno y de exportación, recibiendo las señales de estos para que la comercialización fluya, al tiempo que se optimiza el ingreso de los productores. Pocos sectores cuentan con mecanismos que den garantías a los distintos actores de la cadena respecto a las reglas de juego de la comercialización como el nuestro. 

    Que hoy estemos vislumbrando un futuro promisorio, con oportunidades en distintos mercados, tanto internos como externos, no es casualidad

  3.  Apuesta por la ciencia y la tecnología: con frecuencia se menciona que el principal programa gremial de la Federación es Cenipalma, nuestro centro de investigación. Con 3 de cada 4 pesos invertidos en este, sin duda, la apuesta del sector ha estado en la ciencia, la tecnología y la innovación para atender no solo las problemáticas que la afectan (como las fitosanitarias o los retos productivos) sino para adelantarse a las tendencias y oportunidades que permanentemente se presentan. Tanto la generación de conocimiento, como los esfuerzos para lograr su transferencia y adopción por parte de los productores, se encuentran en las mejores manos con un centro de investigación que con 30 años de trayectoria a retribuido con creces dicha inversión. 

  4. Crecimiento organizado y solidario: triplicar el área sembrada en menos de 30 años, con altos niveles de inclusión, no hubiera sido posible sin un modelo organizado y solidario, protagonizado por los conceptos de Núcleo Palmero y alianzas productivas. El soporte de las empresas ancla para el desarrollo de los proyectos productivos de los pequeños productores ha sido fundamental para que hoy 85% de los palmicultores sean de pequeña escala. Sin duda, existen retos para incorporar aún más a estos productores en la adopción de buenas prácticas y en el desarrollo de la actividad de forma sostenible, y el esquema de Núcleo será un gran activo para lograrlo. 

  5. Nuevos mercados y negocios: el reto exportador y la promoción de la creación de CI Acepalma, la construcción y creación del programa de biodiésel de palma, la promoción del consumo del Aceite de Palma 100% Colombiano, son solo algunos de los ejemplos de cómo el gremio ha entendido que a través de los mercados se garantiza una adecuada dinámica de comercialización, desarrollo y crecimiento del sector. Aun cuando contamos con mercados internos y externos consolidados, siempre nos encontramos evaluando su evolución y sondeando oportunamente las nuevas oportunidades que le permitan continuar un desarrollo sostenido y sostenible a la actividad palmera. 

Durante este año de celebración, por distintos medios como el boletín El Palmicultor, y en nuestros eventos como el Congreso Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite y la Conferencia Internacional sobre Palma de Aceite, estaremos destacando algunos de estos pilares y varios de los hitos que durante los 60 años de Fedepalma han incidido en los palmicultores colombianos y el sector. Sin duda, esta es una ocasión para hacer una introspectiva que nos permita resaltar los aciertos y las fortalezas, identificar las oportunidades de mejora, darnos la ocasión de soñar y emprender un nuevo capítulo de una historia que nos entusiasma por todo lo logrado y por lo que hay por construir. 

Invitamos a todos los palmicultores del país a sumarse a la celebración de estos 60 años de vida gremial en los distintos escenarios locales o nacionales que se han programado para ello. Celebremos que, gracias a las condiciones y forma como se ha desenvuelto la palmicultura, esta actividad ha sido motor de transformación en las regiones en la que ha estado presente, irrigando riqueza y bienestar a productores, empleados y comunidades en la ruralidad colombiana. Hagamos de esta, una ocasión para continuar trabajando unidos, con #OrgulloPalmero, por una palmicultura próspera y sostenible. 

 

(Visited 53 times, 8 visits today)
Deja una respuesta