Información del sector palmero colombiano - Fedepalma

Los beneficios que trae la palma a las comunidades infantiles y de la tercera edad que la rodean

Los estudiantes de la escuela rural La Aurora recibieron libros donados por otros niños

Los niños de la escuela rural La Aurora con su cartilla para colorear. Foto: Isabel Garzón Valencia

 

Los niños de la escuela rural La Aurora, ubicada en el municipio de Puerto Wilches, Santander, recibieron los libros donados por niños de Bogotá, que respondieron a la convocatoria realizada por Fedepalma que consistía en escoger su libro favorito y enviarlo a las comunidades palmeras del país. Además, este día, más de cuarenta alumnos hicieron parte de una actividad en la que colorearon una cartilla dedicada a la flora y fauna de las regiones palmeras.  

María Rueda Mallarino, Líder Social de Fedepalma, resaltó lo valioso de intercambiar conocimiento a través del lenguaje, adicionalmente expresó la importancia de hacer parte de una comunidad palmera, sentir orgullo y reconocer el sector, ya que la palma de aceite hace parte de su cotidianidad, no solo a través de su entorno, sino también de la vida laboral de sus familiares.  

 

Cartilla para colorear sobre flora y fauna en cultivos de palma. Foto: Isabel Garzón Valencia

Además del Área Social de Fedepalma, en el encuentro también estuvo el Centro de Información y Documentación (CID Palmero), el Delegado Gremial de Zona Central, Diego Ignacio Mogollón, y parte del equipo de extensión de Cenipalma, acompañados de los responsables sociales del Núcleo Palmeras de Puerto Wilches S. A. 

Luego de este encuentro, se realizó una visita al Centro de Integración para Adultos Mayores de Puerto Wilches. Su directora es Rocío Aguirre Domínguez, quien trabaja en esta institución hace 20 años y hace 6 recibe permanentemente a adultos en condición de vulnerabilidad. El centro se mantiene gracias al tributo de estampilla municipal y al apoyo de los Núcleos Palmeros, Extractora Central S. A. y Palmeras de Puerto Wilches S. A., entre otros, a través de donaciones de ropa, alimentos y elementos para el acondicionamiento físico. Según Rocío Aguirre, el centro tiene a una de las mujeres más longevas de Santander, la señora María de la Cruz Fandera, la cual cuenta con 105 años. 

  • Convocatoria con buena acogida
    La generosidad de los menores de edad no tiene precio, y gracias a ellos se logró:
  • Beneficiar a más de 250 niños entre las edades de 6 y 15 años del colegio rural Kilómetro 8 Puerto Wilches.
  • Llevar más de 110 libros de literatura infantil y juvenil a la escuela La Aurora en el corregimiento de Tucurinca
  • Dotar la biblioteca del colegio La Vega en el corregimiento de Imbili, Zona Suroccidental.

 

(Visited 23 times, 1 visits today)

Los comentarios están cerrados.