Información del sector palmero colombiano - Fedepalma

Cierre de brechas de capital humano para ser productivos y sostenibles en el sector

Uno de los aspectos que se asocia a la alta rotación es el esfuerzo físico (operativo) que conlleva la realización de prácticas en el cultivo o en la planta de beneficio. Foto: archivo Fedepalma.

En 21 informes técnicos, Oportunidad Estratégica, firma de consultoría especializada en gestión y política social y económica, transformación estratégica de organizaciones y producción, presentó los resultados del Estudio Estratégico para el Cierre de Brechas del Capital Humano del Sector Palmero que condujeron en 2021, con la financiación de IDH (Sustainable Trade Initiative) y Fedepalma 

Esta firma de profesionales tomó como eje conceptual y prospectivo, el análisis y comprensión de la interacción entre la demanda laboral, la oferta laboral y la oferta educativa del sector. Mediante técnicas mixtas de investigación social, en las que participaron 36 empresas y se conformaron 8 grupos focales con personal de Cenipalma, Fedepalma e intermediadores de empleo identificaron importantes brechas (o desencuentros) de cantidad, calidad y pertinencia para el capital humano del sector. 

El estudio da cuenta que 37 % de los cargos más demandados en la palmicultura colombiana corresponden al eslabón de cultivo y 59 % al de planta de beneficio. De otro lado, los cargos de alta rotación y de difícil consecución (críticos) corresponden a 68 % del total de la Zona Norte, 78 % de la Zona Suroccidental, 80 % de la Zona Central y 100 % de la Zona Oriental.  

Frente a esta situación, las empresas palmeras han flexibilizado sus requisitos de formación y experiencia para la incorporación de fuerza laboral, tanto en cultivo como en planta de beneficio y, en tal sentido, la experiencia específica en el sector ha primado sobre la formación para la mayoría de los cargos del nivel operativo, hecho que se explica en buena medida, por el bajo nivel de escolaridad en las regiones palmeras. En contraste, en los niveles táctico y estratégico la formación cobra más importancia.

Según el estudio la consecución de talento humano calificado es una tarea difícil.
Según el estudio la consecución de talento humano calificado es una tarea difícil. Foto: archivo Fedepalma.

Lo anterior plantea un panorama altamente preocupante dado que, por un lado, la consecución de talento humano es una tarea difícil y, por otro, aquellas personas que se puedan atraer no representan capital humano para la realización correcta de las prácticas y recomendaciones de cultivo y planta de beneficio. Esto implica una reducción importante de la productividad laboral y de la agroindustria, y dificulta la institucionalización de modelos de sostenibilidad. 

Los resultados del estudio también permiten relacionar la alta rotación laboral y la difícil consecución con la falta de experiencia en la ejecución de labores, lo que implica un desconocimiento de las dinámicas y lineamientos laborales, al igual que de las altas especificaciones técnicas de uso común en los cultivos de palma.  

Igualmente, la alta rotación se asocia con la falta de formación que limita ascensos laborales, la competencia salarial con otros sectores y entre empresas del sector, la ubicación geográfica de las empresas palmeras, el esfuerzo físico (operativo) que conlleva la realización de prácticas en el cultivo o la planta de beneficio, el contexto social y económico en las zonas palmeras, los patrones culturales arraigados a labores agropecuarias (falta de estabilidad, inseguridad) y hábitos proclives a la migración permanente o trashumancia. 

La difícil consecución se explica, además de los factores mencionados, por la alta exigencia salarial de las personas que poseen experiencia, falta de formación requerida y de conocimientos sectoriales específicos, poca atracción hacia el campo (especialmente entre personas jóvenes), la sensación de aislamiento al trabajar en lugares apartados, el bajo nivel de desarrollo de los entornos (dificultades en el acceso a servicios sociales en salud, educación y entretenimiento), los picos de demanda de personal y la escasez de oferta educativa, entre los más destacados. 

Finalmente, es importante reiterar que, si el talento humano es el factor fundamental de cualquier empresa, debe estar provisto de competencias y capacidades que le permita formar parte estratégica de los modelos de producción. Lo anterior, impone retos para todo el sector, los entornos palmeros y las instituciones educativas aliadas; también, se hace necesario que las empresas ajusten sus modelos productivos para tomar este capital, promover la potenciación, atracción y retención de talentos y garantizar desempeños ajustados a sus expectativas.  

Igualmente, existe un desafío enorme relacionado con la competencia por personal con otros sectores, pero también es retador cambiar la tendencia de abandonar el campo como opción de vida, así como propender por mejorar la infraestructura y oferta de servicios sociales, entre otros. Esta complejidad entraña un reto particularmente interesante dado que mientras lo asumimos, tendremos la gran oportunidad de generar un tejido social fuerte en las zonas palmeras que brinde solidez productiva y social para el sector a través del tiempo. 

(Visited 69 times, 6 visits today)

Los comentarios están cerrados.