Información del sector palmero colombiano - Fedepalma

¿Cómo hacemos para que la agricultura sea atractiva para la próxima generación?

Reflexión sobre la agricultura del futuro

Foto: Julio Cesar Flórez López, Concurso Nacional de Fotografía Ambiental y Social en Zonas Palmeras 2022
0

Tomado de la columna de Ronald E. Guendel, publicada en LinkedIn.
Global Head Partnerships-Cadena de valor alimentaria, Bayer Crop Science.


El 1 de septiembre de 2021 asistí (a través de un enlace virtual) a la inauguración del Centro de Interpretación de la Agricultura del Mañana, CIMAG, en la sede del IICA en San José (Costa Rica). Diseñado para ofrecer una visión interactiva de las tecnologías que están transformando la agricultura, el CIMAG es el resultado de la colaboración multinacional entre el IICA, Microsoft, Bayer, Lego y otras organizaciones. Es un lugar innovador y creativo que vincula la tecnología y la educación de una manera accesible, como por ejemplo, a través de un juego de realidad virtual que permite a los visitantes controlar una abeja virtual y aprender sobre la salud de los polinizadores, o un “mago del clima” que simula el futuro de los cultivos en diferentes condiciones planetarias.

El uso de “mañana” en el nombre del centro no es una coincidencia. Por supuesto, se centra en las tecnologías del futuro, desde el análisis basado en la inteligencia artificial (IA) hasta la robótica avanzada y el internet de las cosas. Pero también sitúa a la generación del mañana en su centro. Con sus experiencias prácticas y enlaces en línea, se compromete directamente con los jóvenes en lo que se refiere a tendencias y temas rurales. 

Lejos de ser un lugar exclusivo para los líderes agrícolas de hoy, el CIMAG es para todos, en línea con el espíritu de “puertas abiertas” del IICA. Acerca a todo el mundo en la región, abarcando a diferentes grupos de edad, sectores, industrias y perspectivas. Esto se debe a la comprensión de que la tecnología es solo un área en la que debemos invertir para asegurar un futuro sostenible para la agricultura. Es así como también debemos invertir en su gente.

Dependemos de los pequeños agricultores para alimentar a cientos de millones de personas en todo el mundo, pero a pesar de la naturaleza fundamental de su trabajo, siguen sufriendo los efectos agudos de algunos de los mayores desafíos del planeta. Cada vez que hay una crisis climática, sanitaria o económica, los agricultores son los primeros en sentirla. Eso nunca fue más claro que durante la pandemia de Covid-19, cuando las interrupciones de la cadena de suministro y la falta de trabajadores estacionales provocaron enormes dificultades para cosechar y vender los cultivos. Esto no solo conduce a la pérdida de alimentos, sino que también empeora la situación económica de los agricultores, al mantenerlos potencialmente atrapados en un bucle de agricultura de subsistencia, en lugar de comercial.  

A medida que las generaciones siguientes se van formando y comprometiendo, la agricultura de subsistencia pierde su atractivo. Pero no podemos permitir que el interés profesional de los jóvenes por esta decaiga, y no solo porque necesitemos trabajadores. Los jóvenes aportan una voz y una perspectiva únicas, tienen el poder de generar nuevas ideas que van más allá de nuestra forma establecida de hacer las cosas, y así marcan la agenda de las iniciativas futuras. Los necesitamos para que, además de participar activamente, se conviertan en líderes de la agricultura del futuro. Para que continúen cumpliendo este rol protagónico debemos diseñar un cambio hacia una forma de agricultura moderna, atractiva y sostenible.

Los jóvenes aportan una voz y una perspectiva únicas, tienen el poder de generar nuevas ideas que van más allá de nuestra forma establecida de hacer las cosas

¿Qué nos enseña el CIMAG sobre cómo conseguirlo? En primer lugar, nos recuerda el valor de la innovación. Las tecnologías del futuro (ya sean químicas, biológicas o digitales) tienen la capacidad de influir positivamente en la agricultura a nivel mundial: aumentan la producción, benefician económicamente a los agricultores, reducen el cambio de uso de la tierra y la migración rural, y forman una base dinámica y vanguardista de interés profesional permanente.

En segundo lugar, destaca el valor de la conexión. Ningún agricultor opera en el vacío, comunidades enteras dependen de su éxito. Debemos pensar en las tecnologías agrícolas del mismo modo: solo alcanzan todo su potencial cuando están en manos de cada agricultor, con el apoyo de la formación y la administración adecuadas. 

Así que tenemos que llegar a los jóvenes agricultores en sus campos, en sus condiciones, escuchando sus preocupaciones en lugar de dictarles lo que tienen que hacer. Y debemos asegurarnos de que las conexiones sean igual de fuertes en la otra dirección, dándoles un acceso amplio y resistente a los mercados para que puedan convertir su rendimiento en ingresos que a su vez puedan reinvertirse en el campo.

Por último, no podemos limitarnos a crear herramientas: también debemos generar capacidades. Programas como BayG.A.P. proporcionan a los agricultores los conocimientos y las habilidades que necesitan para adoptar prácticas sostenibles de una manera que les resulte útil. Ellos son administradores de sus tierras y elegirán la opción responsable siempre que sea posible. Se trata de ofrecerles apoyo en la toma de decisiones, en lugar de intentar tomarlas por los agricultores.Hay que amplificar la voz de los pequeños agricultores, no pasar por encima de ella.

El CIMAG es una emocionante demostración de los principios que acelerarán la transformación de la agricultura en una profesión moderna, sostenible y atractiva. Pero este es solo el comienzo. El CIMAG servirá de base para crear coaliciones más significativas (que comprendan tanto el sector público como el privado) que acerquen el cambio a los agricultores, ofreciéndoles un trato más justo y un futuro mejor. El CIMAG es una magnífica demostración de las soluciones que permiten una agricultura más eficiente, climáticamente inteligente y preparada para el futuro, pero es nuestra tarea ampliar esas soluciones y hacerlas accesibles a todos los agricultores. 

Viene una nueva generación, démosle todo el apoyo que necesita. 

(Visited 28 times, 2 visits today)
Deja una respuesta