Información del sector palmero colombiano - Fedepalma

Preparación frente al fenómeno El Niño

Foto: archivo Fedepalma

Por:

Juan Carlos Vélez Z. Líder de Formación a través de Terceros de Cenipalma
Marcela Hernández Calderón, Analista de Publicaciones
Gabriel A. Molano Rojas, Especialista de Publicaciones


En esta tercera entrega el profesor Yesid Carvajal responde a la pregunta: ¿Cómo deben estar preparados los agricultores del país para asumir este evento de variabilidad climática?   

El experto 

El profesor Yesid Carvajal Escobar es Ph. D. en Hidráulica y Medio Ambiente de la Universidad Politécnica de Valencia, España; magister en Suelos y Aguas de la Universidad Nacional de Colombia; y profesor titular de la Universidad del Valle, adscrito a la Escuela de los Recursos Naturales y del Ambiente (EIDENAR). 

La agricultura es uno de los sectores más vulnerables a los efectos de los fenómenos El Niño y La Niña, ya que afecta la producción y el precio de los alimentos porque impacta en su producción y disponibilidad. Por eso es muy importante que los productores se preparen y adquieran el conocimiento que les permita cuidar sus cultivos eficazmente para mitigar sus consecuencias negativas.

Algunas estrategias pueden ser:   

  • Precaución de alertas climáticas e indicaciones del IDEAM para apoyar la toma de decisiones y la programación de sus siembras.  
  • Contar con sistemas de riego adecuados o disponer de almacenamientos de agua que permitan regar sus cultivos en estiajes largos.  
  • Garantizar una nutrición balanceada de los cultivos.  
  • Preparar los tratamientos fitosanitarios correspondientes ante la proliferación de plagas y enfermedades.  

Es fundamental tener en cuenta estas recomendaciones, con el fin de evitar que los cultivos sufran pérdidas y daños que puedan poner en riesgo la productividad agrícola. 

La reducción de la precipitación disminuye la disponibilidad hídrica para el riego de los cultivos, por lo tanto, cuidar los recursos naturales en especial de las partes altas de las cuencas y tecnificar el riego permite hacer un aprovechamiento eficiente del agua. Una reducción de la humedad del suelo en las siembras, sin regar, afectaría el rendimiento y la capacidad productiva, disminuyendo la calidad y cantidad de los alimentos.

Hay que tener en cuenta que los cambios en el clima plantean un reto al agricultor quien debe modificar sus labores de campo para reducir al mínimo las afectaciones. Situación similar ocurre con el uso de la energía. 

Leer más del especial fenómeno El Niño 
(Visited 59 times, 59 visits today)