Información del sector palmero colombiano - Fedepalma

Productores de Cesar y Magdalena beneficiados por proyecto de sostenibilidad en palma de aceite

Foto: Esnéider Angarita C.
Por:

Esnédier Angarita Carrascal, Asistente de Comunicaciones Zona Norte de Fedepalma.


A través del balance de cierre del proyecto Aceite de Palma Sostenible de Colombia-Paisajes Palmeros Sostenibles Zona Norte en los Departamentos de Cesar y Magdalena, más de 700 productores de 10 Núcleos Palmeros fueron los beneficiados en la ejecución de planes de acción para ayudar al cierre de brechas en los ejes económico, social y ambiental, enmarcados en los 10 principios del Programa de Aceite de Palma Sostenible de Colombia.

Este proyecto fue cofinanciado por la Iniciativa de Comercio Sostenible (IDH), ejecutado por la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite (Fedepalma) y tuvo el apoyo de la Corporación Centro de Investigación en Palma de Aceite (Cenipalma) como aliado técnico a través de los planes estratégicos para la producción de aceite de palma sostenible en la región. 

Con una inversión de $ 500 millones, este proyecto ayudó a seguir fortaleciendo el servicio de extensión integral y contribuyó a que el sector palmero continúe implementando las mejores prácticas de sostenibilidad en sus agroecosistemas, entornos laborales y en las zonas de impacto en donde se siembra el cultivo de la palma de aceite. 

Andrés Felipe García Azuero, Director de Planeación Sectorial y Desarrollo Sostenible de Fedepalma, expresó que “este proyecto en el último año ha mostrado el impulso que se le ha dado a las mejores prácticas de sostenibilidad, cómo aplicarlas y mejorarlas”.  

En ese sentido, García Azuero, destacó el rol que han tenido los Núcleos Palmeros, a través de la asistencia técnica prestada por Cenipalma en la transferencia del conocimiento y la tecnología para demostrar que es posible “tener una palmicultura mucho más armónica con los entornos naturales, socialmente responsable, pero, sobre todo, que les permita a los palmicultores mejorar sus condiciones de vida y la de sus comunidades”. 

Un recorrido por las Fincas Tipo, modelos de sostenibilidad

Como parte del balance final del proyecto, se realizaron visitas por las Fincas Tipo de algunos productores beneficiados, en donde se pudo conocer de primera mano los avances y el compromiso que tienen los palmicultores de la Zona Norte por continuar aportando a la consolidación del aceite de palma de sostenible.

Las Fincas Tipo son una de las estrategias propuesta por Cenipalma para que los palmicultores adopten las mejores prácticas de sostenibilidad en sus cultivos y puedan convertirse en productores referentes, y de esta manera, motivar a otros palmicultores para que implementen las prácticas exitosas y se conviertan en productores espejos. 

Por medio de este proyecto, se consolidaron 30 Fincas Tipo las cuales representan aproximadamente 1.700 hectáreas que ascienden a las 37.400 toneladas de racimos de fruta fresca (t/RFF). Igualmente, se han ido transformando las prácticas tradicionales del manejo de sus cultivos a través del uso eficiente del agua, el suelo y la energía; la generación de valor a partir de la biomasa y la creación de espacios para la prevención y mitigación de la contaminación ambiental; la formalización laboral; la implementación de los procedimientos operativos estándar (POE) y la documentación y registro de las labores. 

Transformación social, otro punto clave en el balance de cierre 

Productores de Cesar y Magdalena beneficiados por proyecto de sostenibilidad en palma de aceite
Las mujeres lideran cargos e iniciativas en diversos escenarios de la palmicultura. Foto: Esnéider Angarita C.

De acuerdo con el informe de Mujeres Rurales de Colombia del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), en el 2019, 36,2% de las mujeres en el país se dedicaban a la agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca. Dentro de esa media nacional, su papel en la agroindustria de la palma de aceite ha sido determinante, ya que en el proyecto en materia de género se evidenció, entre otros aspectos, que 26% de los palmicultores beneficiados son mujeres, una cifra que le sigue abonando en mayor medida al promedio nacional. 

En el sector palmero, las mujeres juegan un rol muy importante en la transformación social en sus territorios a través de su liderazgo en cargos gerenciales, en la conformación de Fincas Tipo; creación de campañas ambientales; promoción por el trabajo decente y protección de los derechos de los trabajadores; relevo generacional; seguridad alimentaria; y gran parte de ellas son líderes de proyectos productivos. 

Nelcy Vega, palmicultora y proveedora del Grupo Empresarial Oleoflores S. A. S., mencionó que esta iniciativa le ha dado herramientas para seguir avanzando hacia la sostenibilidad. Asimismo, resaltó que “la palma es vida, me ha transformado a mí y a todas las personas que están a mi alrededor. Podemos demostrarle al mundo que somos diferentes”.  

En ese sentido, expresó que ha ido implementado las buenas prácticas en la formalización laboral para seguir generando entornos de trabajo más seguros, confiables y sostenibles. “Gracias a Dios, Rafael, uno de sus colaboradores, cuenta con su casa propia en Becerril y la está pagando con las facilidades de crédito que le hemos generado. Me siento orgullosa de saber que estamos creciendo para él”, resaltó Nelcy. 

Productores de Cesar y Magdalena beneficiados por proyecto de sostenibilidad en palma de aceite
Elena Guerra, palmicultora Zona Norte. Foto: Esnéider Angarita C.

Por su parte, Elena Guerra, otra palmicultora y proveedora del Núcleo Extractora Palmariguaní S. A., señaló que este proyecto le ha permitido demostrar que el cultivo de la palma es amigable con el medio ambiente, genera empleo en su zona y se ha convertido en un apoyo económico para su familia.  

Desde que la mamá de Elena inició con el proyecto del cultivo de palma, ha sido el sostén para sacar a su familia adelante, vencer los obstáculos personales, y ayudar a quien más lo necesita. “Después de que le pongan corazón, este proyecto es sostenible”, afirmó Elena. 

Eje ambiental, una mirada a la protección de los agroecosistemas

Dentro de este Eje, los palmicultores beneficiados recibieron capacitación para la implementación de herramientas de manejo de paisaje entre ellas: establecimiento de viveros con especies nativas, enriquecimiento de fragmentos de bosque, conservación de rondas hídricas y corredores biológicos, con el fin de generar una sinergia entre el cultivo de la palma, biodiversidad y los agroecosistemas.  

Productores de Cesar y Magdalena beneficiados por proyecto de sostenibilidad en palma de aceite
Vivero de la Finca Socomba para la protección y conservación del río Maracas. Foto: Esnéider Angarita C.

Igualmente, con el apoyo de sus familias han tenido la iniciativa de impulsar campañas ambientales enfocadas en la reforestación y cuidado de los ríos y cuencas hídricas, vinculando a sus comunidades y centros educativos de sus territorios.  

Finalmente, este conglomerado de palmicultores aún sigue adquiriendo herramientas y generando espacios para despertar el cuidado y la conservación de la flora y fauna en los entornos palmeros.  

Para más información, los interesados pueden comunicarse con Alcibiades Hinestroza Cordoba, Líder de Promoción y Desarrollo de Asistencia Técnica de Cenipalma, al correo ahinestroza@cenipalma.org 

 

Fedepalma y Cenipalma estrechan la cooperación en sostenibilidad, tecnología y mercados

(Visited 137 times, 51 visits today)

Los comentarios están cerrados.