Información del sector palmero colombiano - Fedepalma

Quemas de palmas afectadas por PC deben cumplir con normatividad ambiental

0

El sector palmicultor se ha caracterizado, a lo largo del tiempo, por su compromiso con la productividad del país, la seguridad alimentaria, la generación de empleo y el cuidado del medioambiente. También, por asumir con decisión, y gracias a la investigación, retos que, de otra forma, hubieran hecho inviable el negocio.

Tal es el caso de los problemas fitosanitarios por cuenta de los cuales varias regiones del país han visto perder cientos de hectáreas. De todos ellos, el más persistente ha sido la Pudrición del cogollo (PC), enfermedad que ha ido pasando de región en región, haciendo estragos en unas más que en otras, y que, en este momento, está ensañada con el departamento del Magdalena, en la Zona Norte.

La Corporación Centro de Investigación en Palma de Aceite, Cenipalma, ha logrado importantes avances en materia de investigación e innovación, de cara a la mitigación de la problemática fitosanitaria generada por la PC, lo cual contribuye a la reactivación socioeconómica de las zonas afectadas por la enfermedad.

Han sido años de investigación que han permitido identificar las acciones que se deben emprender para prevenir esta enfermedad o para contenerla, una vez se ha presentado: una adecuada fertilización y nutrición del cultivo y la implementación de buenas prácticas en materia de riego, drenajes, coberturas y censos fitosanitarios resguardan de la enfermedad, pero cuando esta ya se ha hecho presente y se ha vuelto incontrolable, la eliminación de las palmas afectadas, para una posterior renovación, es la salida.

Sin embargo, pese a los avances tecnológicos, cuando las incidencias de la PC hacen imposible tanto su manejo curativo como la productividad del negocio es perentorio que los productores tomen decisiones administrativas, tales como la eliminación de las plantaciones para disminuir la presencia, en el medioambiente, del microorganismo que causa la enfermedad.

En este orden de ideas, y en su afán por encontrar una solución, algunos productores están acudiendo a la quema a campo abierto de las palmas afectadas por PC, como medio para controlar la enfermedad, una práctica que, tal como se está haciendo, se sale de la normatividad, pues genera daño al medioambiente.

Estípites de palmas se picados y esparcidos para una rápida descomposición y evitar acumulaciones de materia orgánica que propicie la proliferación de insectos plaga.

El Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, autorizó, a través de la Resolución 092771 de marzo de 2021, los métodos mecánico y químico confinado por inyección para la eliminación de palmas afectadas por la PC que no muestran recuperación. En el caso de áreas brote de PC se recomienda especialmente el método mecánico, que implica la eliminación total de palmas continuas en un área foco (brote).

Según esta norma, una vez tumbadas las palmas en forma mecánica es necesario cortar las hojas, cogollos y estípites en trozos menores a 15 cm de ancho, esparcirlos en el terreno y aplicar un insecticida para el control de insectos plaga asociados a la eliminación, tales como Rhynchophorus palmarum y Strategus aloeus.

Adicionalmente, con el objetivo de reducir la presencia del agente causal de la enfermedad, Cenipalma ha recomendado que la sección del cogollo afectado de las palmas se carbonice de manera controlada y confinada, atendiendo los requisitos, términos, condiciones y obligaciones establecidos en la normatividad ambiental vigente, así como las disposiciones de la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, CORPAMAG. Justamente desde 2017 Cenipalma incluyó esta recomendación, haciendo énfasis en que la quema de áreas completas no es una buena práctica agrícola pues afecta la fauna, la flora y el medioambiente.

 

  • Preservar el medioambiente en cada una de nuestras acciones nos garantiza el presente y el futuro de la palma de aceite y de la vida misma.

 

Cuidado del medioambiente

Cenipalma hace un llamado a todos los palmicultores para que se acojan a dicha normatividad y para que, como generalmente lo han venido haciendo, se siga trabajando por la preservación del medioambiente, teniendo también presente que muchas plantaciones se encuentran en proceso de lograr ser certificadas en sostenibilidad, como un paso más para lograr éxito en los mercados internacionales.

Así mismo, reviste gran importancia emprenden acciones para proteger las plantaciones vecinas y abrir la posibilidad de la renovación del cultivo, con lo cual se evita el detrimento del patrimonio y, por ende, de la calidad de vida.

Cenipalma, por su parte, seguirá trabajando para encontrar soluciones tecnológicas, herramientas, modelos y políticas que apoyen a los palmicultores en la prevención y mitigación de los riesgos fitosanitarios que enfrenta el cultivo. La invitación es a continuar en la suma de esfuerzos contra la Pudrición del cogollo.

La incineración de palmas irrecuperables, desde el punto de vista fitosanitario, no puede hacerse a campo abierto, pues esto atenta contra la preservación del medioambiente. Cumplir la normatividad garantiza un sector sostenible.

 

(Visited 60 times, 1 visits today)
Deja una respuesta