Información del sector palmero colombiano - Fedepalma

Recomendaciones frente al muy probable fenómeno El Niño en el año 2023

Palma con secamiento de hojas bajeras por falta de agua en la Zona Norte. Foto: Nolver Arias A.
Por:

Nolver Atanacio Arias Arias, Coordinador del Programa de Agronomía de Cenipalma 

Este artículo hace parte de los productos de divulgación del proyecto de inversión Investigación en la agroindustria de la palma de aceite del Fondo de Fomento Palmero, administrado por Fedepalma.

Debido a la alta probabilidad de ocurrencia del fenómeno de El Niño, cuyos efectos se empezarían a acentuar en el segundo semestre de 2023 y representarían reducciones importantes de las lluvias, es necesario desde ya empezar a implementar algunas medidas de manejo del cultivo que ayuden a mitigar el impacto que se puede generar ante la menor disponibilidad de agua. Estas medidas son: 

1. Sistemas de riego con la mejor eficiencia y disponibilidad: especialmente para las condiciones de las zonas Norte y Oriental, en las cuales con frecuencia se aplica riego en épocas secas. Es conveniente revisar el estado de la infraestructura de riego con el propósito de garantizar que la mayor cantidad de agua efectivamente llegue a las raíces de las palmas. Además, es necesario estar preparados para regar en épocas no usuales. Es probable que al inicio del fenómeno de El Niño se cuente con disponibilidad de agua y por lo tanto sea pertinente presupuestar estas operaciones. 

2. Cobertura del suelo: los residuos orgánicos reducen la pérdida de agua del suelo y también aumentan la capacidad de reserva. Las hojas de poda y cosecha y los residuos de las plantas que acompañan al cultivo son un excelente aliado para cubrir el suelo. Se recomienda disponer de estos de manera tal que lo cubran y reduzcan la pérdida de agua. También hay que tener en cuenta que los residuos vegetales disminuyen la temperatura del suelo y el ambiente, y esto impacta la evapotranspiración y estrés de las plantas. 

3. Manejo de la vegetación acompañante: las plantas que acompañan al cultivo son aliadas en el mejor manejo del agua en el agroecosistema de la palma. Las coberturas vegetales tienen la capacidad de reducir la escorrentía y aumentar la infiltración, con esto se logra un mejor aprovechamiento del agua previo a la manifestación crítica del fenómeno de El Niño. Por tanto, se recomienda priorizar métodos manuales o mecanizados de manejo de coberturas por encima de métodos de manejo químico. 

4. Aplicación de biomasa a los cultivos: especialmente los subproductos de la planta de beneficio que aportan nutrientes y ayudan a mejorar la salud del suelo y la conservación de la humedad. Para aquellos cultivos con plantas de beneficio cercanas y especialmente en áreas con baja retención de humedad (suelos de texturas gruesas), es una medida que es conveniente priorizar e implementar. 

5. Prácticas de retención de humedad en canales de drenaje: para zonas donde no se aplica riego es posible utilizar los canales de drenaje como reservorios temporales a través de obras como trinchos o barreras que limiten el flujo temporal del agua. Esta labor se realiza previo al inicio de la temporada seca y lo recomendable es bajo estudios de diseño de drenajes. En todo caso estas barreras son de carácter temporal. 

Para saber más sobre biomasa disponible consulta
Para saber más sobre biomasa disponible consulta

6. Mantener las podas al día: se recomienda que las palmas tengan un número óptimo de hojas de acuerdo con la edad de la palma. El exceso de hojas favorece la transpiración y la pérdida de humedad de la planta. Previo al inicio de la temporada seca, se recomienda verificar el estado de las podas. Adicionalmente, estas hojas de la palma sirven para cubrir el suelo y reducir la pérdida de humedad. 

7. Palmas con buen estado nutricional: el potasio y el cloro favorecen el adecuado manejo del agua al interior de la planta. Se recomienda revisar el estado nutricional del cultivo y verificar que estos dos nutrientes se encuentren en estado óptimo en la planta y reforzar su aplicación en caso de ser necesario. 

Consejos adicionales sobre el uso de leguminosas.
Consejos adicionales sobre el uso de leguminosas.

8. Agilizar los planes de fertilización para 2023: es muy probable que cambien las ventanas o épocas apropiadas para la aplicación de fertilizantes. Meses lluviosos como mayo, octubre y noviembre, puede que se presenten con bajas precipitaciones y por tanto podrían darse condiciones óptimas para la aplicación de nutrientes y hacia diciembre la época seca podría empezar más temprano. En este sentido, es necesario contar con las fuentes disponibles en la plantación y evitar la aplicación de fertilizantes nitrogenados en condiciones de alta incertidumbre de lluvias. 

9. Vigilancia sobre las plagas: en general las plagas proliferan más fácilmente en épocas secas, por tanto, se recomienda reforzar los monitoreos y estar atentos a la formación de focos de plagas para actuar de manera oportuna sobre los mismos. 

10. Previsión de incendios: ante el aumento del riesgo de incendios, se recomienda ejecutar guardarrayas, verificar la disponibilidad de equipos para controlar incendios, conformar las respectivas brigadas contraincendios y establecer una red de monitoreo con los vecinos para actuar de manera conjunta en caso de ser necesario. 

11. Programación de siembras nuevas: para tres de las cuatro zonas palmeras de Colombia las mejores condiciones para las nuevas siembras se presentan en el primer semestre, ya que generalmente la sequía de fin de año tiende a ser más prolongada y esto afecta fuertemente a las palmas jóvenes. En este sentido, se recomienda reconsiderar la siembra de palma para las zonas Norte, Central y Oriental durante el segundo semestre, ya que se tendría alta probabilidad de estrés. Una alternativa puede ser alargar el periodo en vivero, previo distanciamiento de las palmas. Si esto no es posible, prever el riego para la nueva siembra. 

La agricultura exitosa va de la mano de la reducción de las incertidumbres. Actuar desde ya en la mitigación de los impactos del estrés hídrico contribuye la éxito y sostenibilidad de nuestra palmicultura. 

Visited 1.669 times, 1 visit(s) today
[swpm_login_form]