Información del sector palmero colombiano - Fedepalma

Solidaridad asegura la primera transacción para pagar a los productores por sus servicios ambientales dentro de paisajes sostenibles en Colombia

Desde 2013, Solidaridad apoya a los caficultores de Colombia para adaptarse al cambio climático y proteger la biodiversidad en sus fincas. Foto: Reiseuhu en Unsplash

0

A través de una asociación local innovadora, miles de caficultores ahora tienen acceso al mercado interno de compensación ambiental voluntaria.

Si bien muchos agricultores apenas pueden ganarse la vida con sus cultivos, desempeñan un papel crucial en la conservación del medioambiente, las cuencas hidrográficas, la fauna y la flora. Sin embargo, estos servicios ambientales se encuentran actualmente sin compensación económica. Solidaridad trabaja sobre el terreno con miles de cultivadores para optimizar la gestión agrícola y mejorar los beneficios del cuidado de los recursos naturales para los agricultores, sus comunidades y la cadena de suministro en general. En colaboración con su socio, BancO2, logró realizar la primera transacción financiera que monetiza sus esfuerzos para conservar y proteger los recursos naturales en paisajes y puntos críticos de biodiversidad.

Desde 2013, Solidaridad ha apoyado a los caficultores de Colombia para adaptarse al cambio climático y proteger la biodiversidad en sus fincas y sus alrededores. El impacto positivo de una mejor gestión ambiental se traduce en una mayor productividad, más consistencia en calidad y volúmenes, menores riesgos e ingresos adicionales para los cultivadores de café. La adopción de la agricultura climáticamente inteligente (CSA por sus siglas en inglés) es fundamental para la supervivencia del sector cafetero colombiano y sus orígenes especiales. Con base en los resultados de sus anteriores intervenciones a nivel de finca, ahora hay una prueba que valida las situaciones en las que todos ganan para la cadena de suministro.

Joel Brounen, Country Manager de Solidaridad en Colombia, explica: “De análisis anteriores, sabemos que nuestro modelo de agricultura climáticamente inteligente ayuda a reducir los costos reales de la producción de café y los riesgos de la cadena de suministro para los comerciantes y tostadores. Les permite permanecer en las zonas agrícolas existentes, evitando la invasión de bosques y áreas de alta conservación”.

Hasta ahora, ha sido un proceso desafiante convertir estas prácticas de conservación en beneficios económicos. Por lo tanto, Solidaridad se asoció con BancO2, un esquema voluntario de pagos por servicios ambientales creado por el Gobierno de Colombia y la Corporación Masbosques. Esto permite a empresas privadas y entidades públicas del mercado nacional compensar su huella ecológica mediante pagos monetarios a familias campesinas y comunidades indígenas que conservan recursos naturales estratégicos como cuencas hidrográficas y bosques, o que protegen puntos críticos de biodiversidad dentro de paisajes agrícolas.

 

Transacciones directas entre agricultores y clientes a través del mercado en línea

La familia Castaño, formada por Eunilver, Herminia y Daniel, fue la primera de un grupo de 22 hogares en recibir un pago de esta iniciativa. Los Castaño tienen una finca de 8 hectáreas donde cultivan 2 de café y mantienen 6 hectáreas de tierra forestal. Esta se encuentra ubicada en el municipio de Santuario, Risaralda, en el occidente del país. Esta zona colinda con el Parque Nacional Natural Tatamá, un área de vital importancia para la conservación del ecosistema del páramo, bioma de alta montaña de la región Andina norte. En el Parque habitan especies como el puma, el oso andino, el mono araña y una gran variedad de aves.

 

Escalar un mecanismo inclusivo y rentable para proporcionar incentivos a los esfuerzos de conservación en paisajes clave

Con el financiamiento de la Iniciativa Internacional Forestal y Climática de Noruega (NICFI, administrada por la Agencia Noruega para la Cooperación al Desarrollo (NORAD)), Solidaridad apoyó a casi 6.000 cafeteros para aplicar prácticas agrícolas regenerativas, y más de 15.000 hectáreas se han transformado en sistemas de producción agroforestal.

Carlos Isaza, Gerente del Programa Cafetero de Solidaridad Colombia especifica el rol de la organización: “Nuestro equipo en el terreno ayudó a agricultores y cooperativas con asistencia técnica, capacitación, provisión de insumos, recolección de datos y la evaluación ambiental obligatoria a nivel de finca para poder acceder la plataforma BancO2. Como parte del programa de café de Solidaridad, ahora estamos ampliando este mecanismo a más de 1.000 agricultores ubicados en puntos críticos de biodiversidad”.

Colombia es líder de productos agrícolas con certificación sostenible como café, aceite de palma y banano.

(Visited 21 times, 1 visits today)
Deja una respuesta