Información del sector palmero colombiano - Fedepalma

Transformar el entorno social de la palma a través de la formalización laboral

Maritza Camargo es productora de pequeña escala en Tibú, Norte de Santander, y la Gerente de la empresa Trabajo Seguro.

0
Por:
Carolina Obando Mera, Responsable de Mejores Prácticas de Sostenibilidad de Cenipalma 
Alcibiades Hinestroza, Líder de Promoción y Desarrollo de la Asistencia Técnica de Cenipalma. 

 

Además de ser productora, Maritza Camargo es la Gerente de la empresa Trabajo Seguro. Foto: archivo Fedepalma

Maritza Camargo es productora de pequeña escala en Tibú, Norte de Santander, la Gerente de la empresa Trabajo Seguro y fue la persona que acompañó en 2018 y 2019 a la Federación en el programa denominado “Formalización laboral y SG-SST en fincas tipo”, el cual tenía como objetivo masificar la cultura de la formalización, seguridad y salud en el trabajo, entre productores y trabajadores de los diferentes Núcleos Palmeros en todo el país.

Esta profesional en salud ocupacional, que cuenta con más de 15 años de experiencia en el tema, desde hace 5 ha liderado la formalización laboral de pequeños y medianos productores de palma de aceite, a lo largo y ancho del país. Esto, unido a su labor como productora, le ha permitido conocer de primera mano los riesgos asociados a las labores propias del sector y a identificar la forma de disminuirlos, y en el mejor de los casos, evitarlos.

Para cumplir con el objetivo del programa se llevó a cabo un plan piloto en algunas fincas tipo, que incluyó jornadas de divulgación en los Núcleos, así como actividades de capacitación tanto de forma presencial como virtual, seguidas de una fase de diagnóstico (laboral y SST) que permitió la formulación de los planes de acción encaminados a cerrar las brechas previamente identificadas. Como resultado del ejercicio, 135 trabajadores de las 4 zonas palmeras participaron en los procesos de formación, asociados a 8 Núcleos y 17 productores.

En Tibú, Norte de Santander, la empresa logró que 300 productores y 800 trabajadores se vincularan en los procesos, tras los cuales se les dotó de equipos de protección personal. Así mismo, se realizaron evaluaciones ocupacionales, brigadas de emergencia y jornadas de capacitación para mejorar las condiciones de los empleados, con el objetivo de propiciar su permanente bienestar.

Para Maritza Camargo no hay nada como la satisfacción del deber cumplido: “El rostro de nuestros productores y el deseo de volver a casa de los trabajadores, nos mantiene activos en este sueño de lograr con ellos cambios de vida, transformando sus entornos sociales”, un proceso que, sin duda, se hace cada vez más real, masivo y exitoso.

(Visited 150 times, 1 visits today)
Deja una respuesta