Información del sector palmero colombiano - Fedepalma

El Cesar y Magdalena avanzan en la ruta de la sostenibilidad palmera

Por:
Esneider Angarita Carrascal, Asistente de Comunicaciones Zona Norte

En el marco del proyecto Aceite de Palma Sostenible, Núcleos Palmeros Sostenibles de Magdalena y Cesar, se realizó una visita de seguimiento a pequeños y medianos productores de palma de aceite en cada uno de estos departamentos para conocer los avances en la adopción de las mejores prácticas de sostenibilidad que se vienen implementando con el fin de transformarse en Fincas Tipo.

Las Fincas Tipo son una estrategia que se realiza en conjunto con los Núcleos Palmeros y con los productores referentes que han dado el paso a ser parcelas referentes de productividad y, por lo tanto, a implementar las mejores prácticas ambientales y sociales y a establecer un modelo integral de finca. Asimismo, ser un modelo a seguir para el intercambio de experiencias productivas que incentiven la adopción de tecnologías para la consolidación de una palmicultura rentable y sostenible.

Lea también: Manual de procedimientos operativos estándar para la implementación de mejores prácticas de sostenibilidad

Los recorridos estuvieron acompañados por Cenipalma, la Iniciativa de Comercio Sostenible (IDH por sus siglas en inglés) como financiadores del proyecto y las empresas palmeras beneficiaras del proyecto como la Extractora El Roble S. A. S. y la Unidad de Asistencia Técnica de la Extractora Palmariguaní S. A., con el fin de hacer seguimiento a la estrategia Paso a paso de sostenibilidad para la identificación y el cierre de brechas de sostenibilidad en los productores de palma de aceite en esta región del país.

“Con este proyecto hemos logrado fortalecer el acompañamiento técnico de los productores, en el cual identificamos sus brechas y oportunidades desde el punto de vista de mejores prácticas ambientales, sociales y económicas. Los técnicos de plantación que hemos vinculado han acompañado a los palmicultores para que implementen estas mejores prácticas en sus plantaciones para cerrar las brechas de sostenibilidad”, subrayó Alcibiades Hinestroza, Líder de Promoción y Desarrollo de Asistencia Técnica de Cenipalma.

La estrategia Paso a paso consiste en aplicar un instrumento denominado Índice de Sostenibilidad, el cual permite construir el plan de acción de acuerdo con las brechas encontradas, valorar los riesgos que afectan la rentabilidad del cultivo, evaluar los costos de implementar las mejores prácticas y los beneficios de hacerlo.

En ese mismo sentido, el proyecto también orienta a los palmicultores en aspectos legales y laborales para asegurar el bienestar colectivo de los trabajadores y del personal de apoyo durante las actividades y procedimientos de campo. “A través de este proyecto se ha logrado implementar acciones encaminadas a mejorar la sostenibilidad. La idea es que este año sigamos generando consciencia, en torno a estas mejores prácticas en los demás productores que hacen parte de este proyecto”, resaltó Kelly Flores, Líder de Sostenibilidad de la Extractora El Roble S. A. S.

Le puede interesar: Formalización laboral en el sector palmero, un paso hacia la sostenibilidad social 

Productores líderes en el cierre de brechas de sostenibilidad

Una de las Fincas Tipo visitadas fue El Santuario, ubicada en el municipio de El Copey (Cesar) que cuenta con 109 hectáreas de palma de aceite en producción, y 27 hectáreas destinadas a la conservación de fragmentos de bosques y una ronda hídrica colindante con el río Ariguaní.

En esta finca se evidenció la implementación de tecnologías como el fertirriego, la adecuación de la hoja de la poda alrededor del plato de la palma, y el uso de la tusa como fuente de materia orgánica; una de las prácticas adecuadas para mejorar la eficiencia en el uso de los nutrientes que el suelo necesita, y a su vez, reincorporar los nutrientes removidos por la cosecha y reciclar los subproductos que genera la palma. “Gracias a este proyecto se ha incrementado la flora y la fauna en el cultivo, y la producción ha ido mejorando” afirmó Uber Cervera, Administrador de El Santuario.

Otra de las fincas visitadas en el departamento de Cesar fue la Parcela No. 9 propiedad de Jorge Páez, un productor de pequeña escala que en el año 2019 cerró con una productividad de 7 t/ha/año. Gracias a la orientación y acompañamiento del equipo de Extensión de Cenipalma y del Núcleo Palmero, Jorge adoptó las mejores prácticas agronómicas que le permitieron aumentar su productividad pasando a 18 t/ha/año, en 2021.  

Para este año, Páez espera cerrar con 25 toneladas. Adicionalmente, viene implementando la mejores prácticas ambientales y sociales, en las cuales se resalta el establecimiento de un vivero para la implementación de las Herramientas de Manejo del Paisaje. Su meta es sembrar más de 8.000 individuos arbóreos y plantas nectaríferas para atraer insectos benéficos para su plantación y contribuir al desarrollo de paisajes palmeros biodiversos. 

Para Denis Castillo, una productora de pequeña escala, la cual cuenta con siete hectáreas sembradas de palma de aceite en la Finca Nápoles, en el Magdalena, este proyecto la ha llevado ser más eficiente con el suministro de agua en su cultivo. A pesar de que hoy padece la Pudrición del cogollo (PC), una enfermedad causada por Phytophthora palmivora, Castillo continúa implementando las mejores prácticas agrícolas y sostenibles en su plantación y está preparada para acceder a cultivos transitorios mientras accede al proyecto de renovación con material híbrido OxG, como una alternativa para mitigar esta enfermedad y continuar con el modelo de productividad sostenible que lleva adelantado.

Apoyo de la cooperación internacional

Carolina Tenorio, Gerente del IDH Trade en el país, destacó el compromiso que tiene la Federación con los palmicultores a través de este tipo de iniciativas, por lo que reafirmó que “el éxito de este proyecto radica en el acompañamiento constante y permanente que le ha brindado Fedepalma, Cenipalma, y los Núcleos Palmeros a los productores en el proceso de mejorar sus fincas”. A su vez, manifestó que esperan poder seguir apoyando y financiando este proyecto para que se pueda extender a otros municipios y departamentos palmeros, y asegurar que la palma de aceite en Colombia sea de origen sostenible.

Con la gestión y el apoyo de la cooperación internacional se aúnan esfuerzos administrativos, técnicos, y financieros que permiten fortalecer la asistencia técnica que reciben los palmicultores para el mejoramiento de las condiciones de sus cultivos; aportar al desarrollo social y económico de las regiones; y garantizar una palmicultura productiva y amigable con el medio ambiente 

(Visited 141 times, 16 visits today)

Los comentarios están cerrados.