Información del sector palmero colombiano - Fedepalma

Edilia Alvarado: “Hoy la palma me permite ser una mujer independiente”

Foto: Gabriel Molano

Por: 

Mónica Silva Saldaña, Colaboradora de Fedepalma
Gabriel Alejandro Molano Rojas, Especialista de Comunicaciones 


En el marco de la versión XVIII Reunión Técnica Nacional de Palma de Aceite, Edilia Alvarado Ortega recibió el premio de mejor productividad en la categoría Mediana Escala Cultivador Híbrido OxG, correspondiente a la Zona Central. Esta palmicultora tiene a cargo su finca localizada en la vereda Llano Grande, municipio de Tibú, Norte de Santander.

Cuando se obtienen este tipo de reconocimientos, muchos podrían pensar que los ganadores han tenido la facilidad para alcanzarlo y por eso han llegado a sobresalir. Sin embargo, son numerosos los casos que precisamente surgen de situaciones que requieren mucho esfuerzo y disciplina.

Esto sucedió con Edilia, quien recuerda que “todo comenzó hace 22 años más o menos. En ese entonces, con el papá de mi hijo, que era mi pareja, un miembro de la Junta Directiva de Fedepalma nos invitaba a que hiciéramos parte de la asociación; en ese entonces, la primera asociación. Nosotros no queríamos, porque éramos muchachos que nos daba miedo el compromiso. Y se puede decir que él nos metió, porque faltaban 7,5 hectáreas para completar; entonces, él nos anotó. Llegó a mi casa en una tarde, a las cinco de la tarde, y nos dijo: ‘muchachos, allá los anoté; espero no me queden mal. Creo en ustedes, confío en ustedes’. Así iniciamos”.

Más adelante, llegó otra oportunidad para esta joven pareja de sembrar otras hectáreas adicionales. Así fueron sembrando más hasta obtener 65 de la variedad E. guineensis y, posteriormente, 40 de híbrido OxG.

En un comienzo, Edilia y su pareja hacían todo juntos: “si había que fertilizar, lo hacíamos los dos; si había que guadañar, lo hacíamos los dos. Todos lo hacíamos entre los dos”. En este momento, Edilia vive sola: “Mi hijo recién se casó; ya está fuera de la casa. Estoy sola en mi finca”, comenta.

Sobre la tarea de llevar completamente las riendas del cultivo, esta palmicultora de Norte de Santander comparte que: “En un principio fue muy duro el proceso, porque nosotras las mujeres muchas veces nos dedicamos es al hogar.  Y, aunque antes estaba ahí, pero no tan metida en el cuento de mirar los trabajadores, de tener que llamarle la atención a un trabajador; entonces, en principio fue un poquito duro, pero poco a poco, pues yo soy una persona que cree mucho en Dios y confía en Dios, y en todo este proceso le he pedido mucha sabiduría a Dios para poder hacer las cosas bien”.

Ahora para Edilia ya no es difícil. Tiene 14 trabajadores, y cuatro personas en la parte administrativa, entre ellas, su hijo con quien trabaja muy de la mano.

Edilia Alvarado: “Hoy la palma me permite ser una mujer independiente”
Foto: archivo

Con respecto al relevo generacional que, en algún momento, debe caer en manos de su hijo, esta productora considera: “Yo pienso que nosotros los papás muchas veces cometemos un error muy grande y es decirle al hijo: ‘mijo, estudie, para que no vaya a comer sol, como yo comí´. Y resulta que es un error totalmente grande, porque yo le digo a mi hijo: ‘estudie, pero no se olvide del campo, no se olvide de la palma’. Él trabaja junto conmigo; ya él se casó, tiene dos hijas, y yo espero y le dijo a él: ‘cuando las niñas empiecen a crecer, váyalas metiendo en el cuento’, porque lo de la palma es algo muy especial: es algo sostenible que, si nosotros sabemos administrar las cosas, las cosas funcionan”.

La importancia de saber administrar

En esta etapa de su vida, Edilia mira hacia atrás y reconoce que ya ha cumplido muchos sueños, incluso algunos que ni siquiera tuvo en mente. “En el proceso de la vida, uno de mujer dice: yo inicié este proceso, inicié esta relación y uno cree que esa relación va a llegar hasta el final, ¿sí?’. Pero, asumí sola lo de la palma y hoy la palma me permite ser una mujer independiente: tengo mi propia casa, tengo mi propia empresa, tengo mi propio vehículo, para movilizarme. Mi sueño que tenía de pronto era que quería aprender a manejar carro, pero siempre salía con mi compañero; no había la necesidad de manejar. Hoy ya salgo a la ciudad en mi propio carro. Soy independiente 100 %”, comparte.

Para Edilia, el premio que recibió de Productora de Mediana Escala (cultivadora de híbrido OxG 10,5 t APC por hectárea), entregado por Cenipalma, significa un reconocimiento de que “las mujeres podemos, que solo es ponerle mucho amor, administrar muy bien lo que Dios coloca en nuestras manos, porque él coloca en nuestras manos personas, cosas y, entonces, ¿nosotros qué debemos hacer? Aprender a administrar eso. Porque, yo digo si hoy me ganó este premio es gracias a Dios, gracias a personas que estuvieron ahí y gracias al Núcleo Palmicultores del Norte S. A. S., y gracias a que Dios me ha dado la humildad de escuchar los consejos y ponerlos en práctica”.

(Visited 138 times, 140 visits today)