Información del sector palmero colombiano - Fedepalma

Implementación de prácticas bajas en carbono: una apuesta por la sostenibilidad de la palma de aceite

Foto: archivo
Nota técnica 

Por:

Juan Camilo Rey Sandoval, Investigador Asociado I, Área de Suelos y Nutrición, Programa de Agronomía
Laura Viviana Morales Tejeiro, Responsable de Investigación, Proyecto Biocarbono Orinoquía, Dirección de Planeación Sectorial y Desarrollo Sostenible
David Leonardo Flórez Cárdenas, Estudiante Pasante, Área de Suelos y Nutrición, Programa de Agronomía

Este artículo hace parte de los productos de divulgación del proyecto de inversión Investigación en la agroindustria de la palma de aceite del Fondo de Fomento Palmero, administrado por Fedepalma.

La conservación del suelo y un adecuado manejo de su fertilidad son aspectos relevantes para la sostenibilidad de la palma de aceite, aún más cuando el ciclo productivo del cultivo se proyecta, de manera general, por un período de más de 25 años. En ese sentido, es importante que se presenten las condiciones adecuadas para la circulación del agua, el aire y la proliferación de la vida, tanto de macro como de microorganismos, ya que estas condiciones permitirán el adecuado crecimiento de las raíces y, consecuentemente la absorción de agua y nutrientes.

Con respecto al carbono (C), este es uno de los elementos químicos más importantes, pues hace parte de la estructura de los compuestos orgánicos esenciales de la vida en los ecosistemas como la atmósfera, la vegetación, los suelos y los océanos, y debe existir un balance de carbono entre ellos. No obstante, todas las actividades antrópicas, como la agricultura, generan un impacto en dicho balance, lo cual conlleva a que las reservas de C pasen de un sistema a otro, como, por ejemplo, la emisión de este elemento en forma de gas (dióxido de carbono-CO2 y/o metano-CH4, entre otros gases), lo cual aumenta su concentración en la atmósfera e impacta en el efecto invernadero, elevando la temperatura del planeta.

Es importante destacar que la agricultura no solo emite Gas de efecto invernadero (GEI), sino que también contribuye a capturar C según las prácticas de manejo, por lo que algunos métodos productivos pueden generar un efecto positivo en la disminución del calentamiento global. Al respecto, las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) se definen como “medidas o conjunto de acciones orientadas a la sostenibilidad ambiental, económica y social para los procesos productivos de la explotación agrícola, que garantizan la calidad e inocuidad de los alimentos y de los productos no alimenticios”. Por su parte, dentro de las BPA, aquellas prácticas que se relacionen específicamente con la sostenibilidad ambiental se clasifican como Prácticas Bajas en Carbono (PBC), las cuales hacen referencia “a la mitigación en la intervención humana encaminada a reducir las emisiones de GEI por las fuentes o potenciar el secuestro de C en los sumideros (suelos, la biomasa y cultivos)”.

En Colombia, el sector palmero hace varias décadas ha venido impulsando el desarrollo de un proceso sostenible, ya que conoce la importancia de desarrollar un proceso productivo de manera correcta y del valor de generar un producto responsable que contribuya con el medio ambiente y, de manera paralela, con el futuro del planeta. En ese sentido, en estudios realizados por Cenipalma se ha evidenciado que aquellas BPA/PBC relacionadas con el mantenimiento o aumento del stock/captura de carbono por medio de la remoción natural del CO2 de la atmósfera a través de procesos fotosintéticos y de reacciones bioquímicas, permite el almacenamiento de carbono en el suelo, lo cual mejora su fertilidad y promueve su conservación, entre otros beneficios en los ecosistemas contribuyendo con la mitigación del calentamiento global por la reducción de las emisiones de GEI, destacándose dentro de estas PBC el uso de coberturas vegetales (leguminosas y vegetación acompañante) y fertilizantes de liberación controlada de nitrógeno, respectivamente.

Proyecto Biocarbono Orinoquía

Desde mediados del año 2023 Fedepalma y Cenipalma se encuentran desarrollando la Consultoría Especializada en Palma de Aceite en el Proyecto Biocarbono Orinoquía en alianza con el Ministerio de Agricultura, el IDEAM y el Banco Mundial. Dentro de los cuatro (4) componentes del Proyecto, el Componente 2 (Identificación y Verificación de PBC), se encuentra evaluando, por medio de un Piloto, el efecto de aquellas PBC priorizadas y con mayor potencial con base en la “Guía de mejores prácticas bajas en carbono asociadas a la producción de aceite de palma sostenible en Colombia”, entre las que se encuentran:

1) Uso de coberturas vegetales leguminosas.
2) Uso de vegetación acompañante.
3) Manejo nutricional (uso eficiente de fertilizantes – fuentes de liberación controlada de nitrógeno) como conjunto de PBC y cómo estás permiten y materializan la reducción de emisiones GEI y la captura de C (Figura 1).

Prácticas bajas en carbono priorizadas y asociadas a la captura de carbono y a la reducción de emisiones de GEI.
Figura 1. Prácticas bajas en carbono priorizadas y asociadas a la captura de carbono y a la reducción de emisiones de GEI. Fuente: Elaboración propia.

La implementación del Piloto de Validación se desarrolla en la plantación La Exclusiva (Pompeya Bajo, Villavicencio, Meta), en la cual se evalúa el efecto de estas BPC en comparación con prácticas convencionales de manejo para variables como C del suelo y C capturado en la vegetación y emisión de GEI (Figura 2).

Proceso de evaluación y toma de muestras de biomasa vegetal
Figura 2. Proceso de evaluación y toma de muestras de biomasa vegetal (A y B) para determinar captura de carbono. Proceso de toma de muestras de gases y de fertilizante nitrogenado de liberación controlada para emisión de GEI (C y D) en el Piloto de Investigación.
Fuente: Elaboración propia.

Finalmente, por medio de estas iniciativas se pretende cuantificar el impacto de las PBC en variables ambientales y edáficas, resaltar la importancia del suelo como un organismo vivo y la implementación de PBC, las cuales son necesarias para la adaptación al cambio climático, la conservación del medio ambiente y la reducción de la huella de carbono en el cultivo de palma de aceite.

Pauta julio FFP

(Visited 261 times, 81 visits today)