Información del sector palmero colombiano - Fedepalma

Sotobosque: maleza fiel

Sotobosque en plantación adulta. Foto: David Sanchez.

Por:

Gabriel Enríquez Castillo, Responsable de Extensión de Zona Norte


Las políticas del comercio internacional y los nuevos enfoques del desarrollo sostenible han direccionado al sector palmero a tomar medidas para mejorar el manejo de los cultivos y procurar una producción más limpia que les permita una mayor competitividad. En este sentido, los productores deben cumplir con los principios de conservación de la biodiversidad dentro y fuera de sus plantaciones. Teniendo en cuenta que la diversidad de un agroecosistema se ha propuesto como un indicador de éxito de la sostenibilidad, en el extenso escenario de la palmicultura, hay un actor silencioso y por lo general eclipsado por el manejo convencional: el sotobosque. Este componente esencial, a menudo considerado como maleza, plantas acompañantes, plantas arvenses o nativas, podría convertirse en un fiel aliado de la productividad del cultivo. En particular, ofrece numerosos beneficios, desde mejorar la calidad del suelo hasta la captura de carbono. 

Sotobosque: un tesoro subestimado 

A menudo se pasa por alto un hecho importante: el agroecosistema de palma de aceite podría poseer, en realidad, una mayor biodiversidad en comparación con otras oleaginosas. Esto puede atribuirse a que las plantaciones adultas ofrecen un hábitat similar al bosque, en contraste con otras formas de agricultura. El sotobosque, la vegetación que crece debajo del dosel, a menudo descartado y subestimado como una simple maleza, es en realidad una dinámica y próspera capa de biodiversidad que desempeña una serie de funciones ecológicas vitales. En el entorno de la palma de aceite, su presencia es un verdadero activo que se ha desaprovechado a través de los años.  

Sotobosque con planta de papaya
Sotobosque con planta de papaya. Foto. David Sanchez

Bajo esta perspectiva, el agroecosistema de la palma de aceite proporciona una gama de microhábitats especializados con condiciones favorables para el crecimiento de una amplia diversidad de plantas. Estas, a su vez, ofrecen protección contra la erosión del suelo, contribuyen a la fijación de nitrógeno y dióxido de carbono, amortiguan las pérdidas de nutrientes por lixiviación, mejoran las propiedades físicas del suelo y reducen las fluctuaciones de temperatura durante el día debido a que proporcionan una cubierta vegetal que protege el suelo de la luz solar directa, reduciendo la evaporación de agua y ayudando a conservar la humedad del suelo. Esto es especialmente importante en regiones como la Zona Norte en donde la conservación del agua puede hacer la diferencia. Asimismo, suministra recursos alimenticios y alojamiento para controladores biológicos, proporcionando también un hábitat para una variedad de hongos, insectos, aves y otros animales, manteniendo el equilibrio de la cadena trófica. Del mismo modo, puede desempeñar un papel vital en la lucha contra el cambio climático. 

Beneficios del sotobosque
Beneficios del sotobosque. Imagen: Gabriel Enriquez

La comprensión de la dinámica que ocurre dentro del agroecosistema se encuentra en función de las especies de sotobosque por zona agroecológica y que su multifuncionalidad depende de su identificación y gestión. 

Es fundamental destacar que la diversidad de plantas en el sotobosque pueda fomentar una mayor diversidad de micorrizas para incrementar la estructura y función de sus comunidades. Esta diversidad podría aumentar la resistencia del agroecosistema al proporcionar una red de intercambio de nutrientes más amplia y resiliente, generar protección contra patógenos y mejorar la tolerancia al estrés. 

El sotobosque es más que una simple maleza 

Es esencial que los productores comprendan la importancia de la diversidad del sotobosque en sus plantaciones. Fomentar su desarrollo en la calle de palera, reconocer sus beneficios y aceptar que la “maleza fiel” es un componente integral del agroecosistema, son pasos esenciales hacia una palmicultura más sostenible y amigable con el medio ambiente. Además, es crucial entender que ninguna de estas tecnologías será efectiva sin la implementación de las Mejores Prácticas Agrícolas. 

Conexión hombre-agroecosistema
Conexión hombre-agroecosistema. Foto: David Sanchez

El sotobosque representa una conexión con la naturaleza que es esencial para la salud mental y emocional de las personas que trabajan en las plantaciones de palma de aceite. Proporciona un respiro del riguroso trabajo de campo y ofrece un lugar de tranquilidad y belleza 

En conclusión, podemos indicar las ventajas del sotobosque: 

  • Proporciona una mayor biodiversidad en comparación con otras formas de agricultura, lo que puede beneficiar al agroecosistema en su conjunto. 
  • Desempeña diversas funciones ecológicas importantes, como la protección contra la erosión del suelo, la fijación de nitrógeno y dióxido de carbono, la mejora de las propiedades del suelo y la conservación de la humedad. 
  • Puede jugar un papel vital en la lucha contra el cambio climático al contribuir a la captura de carbono y mantener el equilibrio en la cadena trófica. 

Agradecimientos especiales a la Dirección de Extensión y a las plantaciones pioneras que, con su valioso manejo y apertura, han permitido ilustrar y ampliar los resultados obtenidos. Su compromiso y visión han sido fundamentales para la promoción de un agroecosistema más diverso y resiliente. 

Visited 766 times, 1 visit(s) today
[swpm_login_form]