Información del sector palmero colombiano - Fedepalma

La tortuga morrocoy, una especie vulnerable que debemos conservar

Foto: José Manuel Vergel Beltrán

La tortuga morrocoy, morrocoyo o tortuga de patas rojas (Chelonoidis carbonarius (Spix, 1824)), se caracteriza por tener un tamaño entre grande y mediano, pues se han registrado especies de 44,9 cm de longitud recta del caparazón (LRC), sin embargo, otros autores la citan hasta de 51 cm, de acuerdo con el Catálogo de Anfibios y Reptiles de Colombia (Echeverry, 2019). En estado silvestre se han encontrado individuos con pesos cercanos a los 14 kilos y, dada su amplia distribución, se presenta una variedad de morfotipos cromáticos, por lo que el caparazón puede tener colores entre amarillos, rojizos y naranja, con un patrón de anillos de crecimiento geométrico; mientras que en la parte ventral (plastrón) cuenta con colores crema o amarillo. Tiene dimorfismo sexual marcado, siendo el tamaño del macho mucho mayor al de la hembra. De acuerdo con la Resolución MADS 1912 de 2017 esta especie se encuentra en la categoría de Vulnerable (VU) para Colombia.     

Distribución: es una especie restringida a Suramérica por lo que se reporta desde Panamá hasta Argentina. Dadas las situaciones relacionadas con el tráfico, C. carbonarius se ha introducido en otros países del continente americano. Para Colombia se reporta de manera natural en La Guajira, Cesar, Magdalena, Atlántico, Bolívar, Sucre, Córdoba, Antioquia, Santander, Chocó, Tolima, Cundinamarca, Arauca, Casanare, Vichada, Guainía, Meta, y Caquetá (Rengifo et al., 2009; Gallego-García et al., 2012a, Montes-Correa et al., 2014, Castaño-Mora et al., 2015).  

Hábitat: es una especie de hábitos totalmente terrestres. Por su distribución en tierras bajas y cálidas del país, se han documentado diversos hábitats que van desde bosques secos, matorrales, áreas ribereñas e inundables, morichales, así mismo zonas abiertas con algunos procesos sucesionales. La tortuga morrocoy se asocia frecuentemente a paisajes con agroecosistemas de palma, por lo que se invita al sector palmicultor a contribuir a su conservación, favoreciendo su hábitat y evitando el consumo de su carne o la tenencia como mascota. 

Alimentación: es una especie omnívora, la cual consume diferentes recursos disponibles en su área de distribución, entre estos la literatura describe vertebrados, invertebrados, hojas, hongos, frutas, semillas y flores. Se han descrito hábitos carroñeros. 

  • Fotografía: participante del 13 Concurso Nacional de Fotografía Ambiental y Social en Zonas Palmeras.Autor: José Manuel Vergel Beltrán. Título: Vida entre la vida. 
Visited 1.218 times, 3 visit(s) today
[swpm_login_form]